Además de disfrutar de las cálidas instalaciones de las casas, lo fundamental de practicar este tipo de turismo es el contacto con la naturaleza: dar un paseo por el pueblo, parándose a ver las gallinas de la vecina, las vacas que pastan en el prao de enfrente, los caballos que reposan en el otro (en los que se puede hacer rutas), los ponis de la finca de más abajo, los patos, cisnes y demás aves del señor coleccionista… constituye una gran distracción.

Todo un abanico de posibilidades lo brindan las playas (S. Pedro y Aguilar son muy aptas para niños, porque siempre hay arena y, además de bañarse, pescar, hacer castillos, se puede jugar a las palas, a fútbol, a vóleibol…) y aprender a hacer Surf.

En Oviñana, además de hacer fotos de acantilados, ver aves marinas y el faro en el Cabo Vidío, pueden descubrir un auténtico vivero de mariscos (cetárea) en el puerto de Portiella.

En Sta. Marina encontrarán la granja La Cuesta,  que permite la visita para ver cómo se catan (ordeñan) las vacas, se alimentan y yestran (acomodan) los animales y se recogen huevos del gallinero.  Todo ello muy sorprendente para gente de ciudad. Teléfono de contacto: 619 978 908

A unos 30km de Lamuño, en La Mata (Valdés): naturaleza (animales, plantas, estanques…), astronomía y mucho más en el Parque de la Vida.

En el mismo puerto de Luarca se puede visitar el Centro del Calamar Gigante, de gran interés científico y ambiental, puesto en marcha por el CEPESMA, al igual que el Parque de la vida.

En Serandinas, los más atrevidos pueden practicar actividades de turismo activo con monitores especializados.

El Rincón de las aves (Santianes, Pravia) les brinda la posibilidad de conocer en vivo un ciento de especies de aves y de plantas.

En Gijón, dos instructivas y entretenidas visita: al Acuario y al Jardín Botánico, donde siempre hay actividades pensadas para niños.

En San Justo, cerca de Gijón, pueden pasar una mañana muy entretenida (mientras sus papás visitan museos o cosas más serias) y aprender a hacer imaginativas recetas de cocina de la mano de las chicas de La Cocina divertida de Kasilda.

Alejándose no mucho: museos (del Mar, del oso, Jurásico, Prehistoria), Cuevas prehistóricas, Castros, etc.

Y nuestro Geocaching, La Orden de los Chalgueiros, actividad diseñada para mayores (se precisa coche), consistente en la búsqueda de tesoros ayudados por un GPS, se ha revelado como algo muy atractivo para los más pequeños; desde luego, es la excursa perfecta para visitar lugares destacados por su valor histórico, artístico o paisajístico  sin que a ellos les resulte pesado.

Un montón de actividades para que los niños se diviertan haciendo turismo rural.

Puede hacer la planificación de su viaje con niños antes de venir con la ayuda de Asturias en familia, iniciativa de Esparcer, que es una guía de ocio infantil y familiar con calendario de actividades muy actualizado.