Cudillero siempre

A estas alturas seguro que alguno ya ha dejado de leerme. Sobre todo quien no haya tenido la oportunidad de venir a Asturias y comprobar por sí mismo que, al margen de que adoro mi tierra, no miento cuando digo que es admirable por donde quiera que la contemples.

La Playa de la Concha de Artedo, Lamuño, Cudillero, Asturias, casa rural la casa del campoÚltimamente me ha dado por emplear en Redes Sociales (en el Twitter y Facebook de las casas rurales la Casa del Campo especialmente) el hashtag #Cudillero seguido del término “siempre”, y es que así lo creo, sinceramente. Es totalmente recomendable venir a Cudillero o a Asturias en general en distintas épocas del año, pues es única y a la vez es muchas Asturias: que los bosques cambian su aspecto es algo muy evidente; pero también lo hacen las playas y es algo que pasa más desapercibido a la gente que no está acostumbrada a verlas.

La Concha de Artedo bajo mínimos de arena, cudillero, asturias, casa rural la casa del campoEstos días que ha habido un fuerte temporal de viento en el Cantábrico lo maravilloso era contemplar la bravura de la Naturaleza, especialmente de la mar, impresionante, imparable, enfurecida, desbordada.

olas en el paseo de la concha de artedo, cudillero, asturias, casa rural la casa del campoHa dejado a su paso bastantes destrozos en tierra, pero creo que es momento para hacer una reflexión y es que no se ha llevado por delante nada que primero no le hubiese sido arrebatado. Porque los humanos, bajo nuestra gran confusión, seguimos intentando dominar los elementos indomables y creemos que podemos contener con diques, muros, canales y demás artificios lo que es imposible de controlar.

humedal-la-concha-de-artedo-cudillero-asturias-casa-rural-la-concha-de-artedoPero, nada… Volverá a pasar: levantaremos de nuevo y la mar volverá a saltárselo todo.

Mientras tanto la vida sigue y las estaciones se suceden… El paisaje cambia y nosotros también, aunque lo bueno es estar aquí para verlo.

bosque de ribera, playa de la concha de Artedo, Cudillero, Asturias, la casa del campo, turismo ruralSólo llevamos en la tierra unos 2.000.000 de años, cuando ésta lleva existiendo unos 4.300 millones más, y seguirá aquí cuando desaparezca nuestra especie, aunque a este ritmo que llevamos la vamos a dejar más perjudicada que nunca. Pero algunos no sé si llegarán a ser conscientes de ello en toda su corta vida… ¡Una pena!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *