Es una antigua casa de labranza edificada en torno al 1840, rehabilitada en 1996 respetando los elementos arquitectónicos tradicionales para convertirla en una “Casa de Aldea” (nombre con el que se denomina en Asturias a las casas rurales). Desde entonces, se conserva como nueva gracias a las labores constantes de mantenimiento.
Está distribuida en 2 plantas (160 m. totales) y tiene capacidad para 8 personas, el máximo permitido.

Planta baja

Salón comedor: diferentes espacios con una gran mesa, sofás y butacas, chimenea de forja, televisión, DVD, equipo de música, juegos de mesa, biblioteca y abundante documentación sobre Asturias.
Cocina: cocina de inducción, horno eléctrico, microondas, frigorífico combi con congelador, lavavajillas, cafetera, tostador, exprimidor, hervidor de agua, batidora y todos los útiles de cocina.
Cuarto de lavado: lavadora, tendedero, plancha, tabla de planchar.
Sala de juegos para los más pequeños y un aseo.

Planta superior

Dispone de 4 habitaciones dobles con sus respectivos baños, dos con dos camas matrimoniales (1,50 x 2 m) y otras dos con dos camas individuales.
Los 4 baños están equipados con ducha y productos de bienvenida 100%naturales con unos aromas deliciosos: manzana, miel, avellana.

Exteriores

Terraza con mobiliario de madera, jardín cerrado con muro bajo y árboles, con tumbonas y barbacoa. Zona de aparcamiento.

  La casa está totalmente equipada y decorada cuidando cada detalle, para hacer de cada estancia un espacio cálido y acogedor